La mejor forma de decorar una sala

A veces muchas personas sin querer pueden caer en los excesos. De tal forma que al desear embellecer un espacio erróneamente incluye cada vez más y más cosas de tal forma que todo queda saturado. Y por supuesto al haber tantas cosas da esa sensación de ahogo o una sensación de no querer permanecer allí mucho tiempo pues ya el espacio se encuentra muy ocupado… Sin duda alguna lo peor de todo es cuando algunas personas no se percatan de ello y sencillamente opina que algo más falta por añadir o algo se debería reemplazar cuando realmente es necesario quitar.

Bien lo decía el arquitecto Mies Van der Rohe, menos es más… Y es que cuando se desea embellecer un espacio a veces tan solo con pocos detalles es más que suficiente para lograr ese toque excepcional que tanto deseas. Y es que el hecho de renovar o crear un espacio no es necesario el tener que llenarlo de muchos adornos sin sentido alguno.

De hecho solo es cuestión de que te enfoques en cual sería ese toque final que en definitiva más que un buen estilo. Le dará ese toque final a tu hogar. Muchos deciden colocar un cuadro en específico. Otros deciden simplemente conformarse con un buen sofá. Mientras otras personas eligen darle protagonismo a una pequeña mesa central.

Sin embargo aunque muchos los ignoran, a veces uno de los grandes protagonistas de estos espacios puede ser un tapete para sala. De tal forma que dependiente del color y material de los muebles que poseas, habrá un tapete ideal para ti. Bien sea para resaltar tus muebles. Involucrar la combinación con un cuadro o sencillamente para realzar aún más la belleza de alguna mesita. Los tapetes sin duda alguna representan ese toque final que muchas veces se asocia con la elegancia y el buen gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *